Interpoder

Inicio » Uncategorized » Cerrando 2016: diciembre negro y el fin de la política

Cerrando 2016: diciembre negro y el fin de la política

diciembre 2016
L M X J V S D
« Nov   Ene »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  

Actualizaciones de Twitter

Los atentados violentos del pasado lunes en Berlín y Ankara confirman la dimensión y profundo alcance de las redes terroristas contemporáneas. El relativo blindaje que había tenido Europa frente a las consecuencias de la “Guerra contra el Terror” ya no existe. Los atentados de Charlie Hebdo y Niza indicaban que algo estaba mal, y que se venían cosas peores.

El pueblo europeo está ahora frente al laberinto que enfrentamos millones de habitantes en el planeta: la seguridad diaria, en la calle, universidades, colegios, supermercados. Pareciera que el dominó de la geopolítica se desmorona sin distinguir las categorías artificiales de “primer” o “tercer” mundo.

Recordemos que luego de los atentados del 11-S en NYC, saltó al ruedo el nombre de Osama Bin Laden y su grupo Al Qaeda, señalados de atentados posteriores en diversas partes del globo: Madrid, Bali, Londres. Ahora, después de la fatídica y perdida Guerra de Irak, la Primavera Árabe y la sangrienta guerra en Libia, nos enfrentamos a las múltiples amenazas del autodenominado Estado Islámico (EI). Hemos visto la magnitud de sus atentados, la capacidad de ganar adeptos en diversas sociedades, y la fuerza con la que se involucra y cambia el equilibrio de fuerzas en Siria e Irak. Lo más preocupante, es que no hay consenso en Washington ni Europa sobre la posibilidad de crear una estrategia eficaz para enfrentar y disminuir el poder de dicho grupo fundamentalista, menos ahora con un Trump electo con poca experiencia en la arena internacional.

Ahora bien, el atentado contra el embajador ruso en Ankara puede verse como producto de un fanático suicida y nada más. Pero también, refleja que las viejas tensiones entre rivales históricos poder surgir nuevamente. Recordemos que Turquía ha sido un actor polivalente en términos estratégicos: durante la Guerra Fría se alió con EE.UU. y buscó ser un candidato idóneo para ingresar a la Unión Europea, sueño frustrado desde entonces por razones culturales, políticas y religiosas, y Rusia es simplemente un grandísimo poder que interviene en Ucrania, Siria y el resto de su vecindario.

De momento el diálogo prevalece sobre la fuerza, Moscú ha enviado agentes para investigar el hecho y Ankara se muestra desconcertada. Los presidentes Putin y Erdoğan saben que está en juego su prestigio, y se conocen bien porque ya han medido sus fuerzas en Siria, país que refleja la poca evolución de nuestra sociedad internacional, la cual, bajo el mandato de la ONU, ha sido incapaz de detener la extrema violencia, tanto de los rebeldes como de el régimen de Bashar al-Ásad.

Este “diciembre negro” ha sido una mala forma de terminar 2016, con el terrorismo en su máxima expresión, con líderes siniestros postergando el sufrimiento de civiles inocentes en Aleppo y con unas elecciones estadounidenses que reflejan el inicio del fin de la política.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: